jueves, 10 de marzo de 2011

Valeriano López: La leyenda rosada - Parte III

En marzo y abril de 1952 se realizó el primer Campeonato Panamericano de fútbol en la ciudad de Santiago de Chile y que contaba con la participación de selecciones de Centro y Sudamérica. En su primer partido Perú derrotó 7-1 a Panamá con cinco goles de Valeriano, uno de Barbadillo y uno de Ernesto Morales. Luego la selección obtuvo dos derrotas ante Uruguay y Chile, un empate ante Brasil y una victoria ante México por 3-0, con dos goles del Tanque, acabando en el cuarto lugar de la tabla.

Anotando de cabeza el primer gol ante Panamá
(Foto: diario La Crónica publicado por DeChalaca)







Luego del Panamericano Valeriano fue contratado por el Huracán de Argentina para la campaña de 1952 junto a los también peruanos Carlos Lazón y Alberto Loret de Mola. El 29 de junio de ese año hizo sus primeros goles en canchas argentinas. Fue contra River Plate en el Monumental por la fecha 13 en el arco defendido por Amadeo Carrizo. El "Globo" perdió 3-2 con goles de Ángel Labruna, Santiago Vernazza y Walter Gómez para River y Valeriano en dos ocasiones para el "Globo". Anotó en esa temporada 8 goles finalizando el cuadro "quemero" en el cuarto lugar. Al año siguiente solo hizo dos goles en el campeonato, ambos ante Estudiantes de la Plata en Parque Patricios. Finalmente una lesión no le permitió seguir mostrando su capacidad en el país gaucho de donde se retiró con 10 goles en cerca de 20 partidos.  
Con camiseta "quemera" durante su paso por Argentina
(Foto: seescuchahuracan.com.ar)

Regresó al Perú fue cedido por Boys para jugar por Alianza Lima por tres temporadas (1954, 1955 y 1956), donde logró el Campeonato Peruano de 1954 y 1955, teniendo luego un fugaz pasó por el Mariscal Castilla.

Durante su paso por Alianza fue convocado para la selección que participó del Sudamericano de 1957 realizado en Lima. Fue titular solamente en el debut ante Ecuador (triunfo por 2-1) e ingresó desde el banco ante Uruguay (derrota por 5-3) en el último partido de Valeriano con la blanquirroja.

Volvió al Boys en 1960 en un equipo que aún mantenía la base del que fue campeón dos años atrás. En ese torneo se luchó el título con Universitario hasta la última fecha con el cuadro crema llevando un punto de ventaja sobre los rosados. Justamente ambos cuadros serian rivales en la fecha final que se jugó el 18 de diciembre de 1960 en un Estadio Nacional lleno (51 294 espectadores). El partido fue una verdadera final donde la más clara la tuvo Valeriano estrellando el balón en el palo a los 12 minutos del complemento. Sin embargo el marcador no se abrió. En el que fue el último partido oficial del "Tanque de Casma" con la camiseta rosada quiso el destino que no fuera la despedida perfecta consiguiendo su segundo título con su Sport Boys.

En 1961 regresa brevemente al Deportivo Cali reapareciendo el domingo 26 de marzo en el estadio ‘El Campín’ frente a Millonarios. El equipo bogotano ganó por 3-2. El primer gol del partido y del Cali fue obra de Valeriano López, con fulminante remate de cabeza tras centro del también peruano y ex-rosado Jorge Lama.

Retirado del fútbol, lamentablemente, quedó en la miseria y abandonado por todos. Su final parecía acercarse a pasos acelerados en la ciudad de Huacho porque estaba anémico y los hospitales le cerraban las puertas. Alberto Levy finalmente le tendió la mano en los momentos más difíciles y duros de su vida y lo recuperó física, anímica y moralmente. Durante la Copa Libertadores de 1992 con su compadre "Willy" Barbadillo acompañaron al plantel del Sport Boys que viajó a Cali a jugar con el América de esa ciudad, donde fueron reconocidos y se rememoró sus épocas como futbolistas. Valeriano falleció el 16 de abril de 1995 en el Callao de un derrame cerebral.

Valeriano y el ex-presidente Alberto Levy
(Foto: Zona Rosada)

En su extensa carrera fue el futbolista con Mejor Promedio de Gol (1.04) en la era profesional del Fútbol Sudaméricano. Según IFFHS anotó 207 goles en 199 partidos oficiales en Primera División, de esta manera junto al brasileño Arthur Friedenreich y el argentino Bernabé Ferreyra son los únicos tres futbolistas latinoamericanos que anotaron más goles que partidos jugados. Asimismo jugó 14 cotejos con Perú y totalizó nueve goles lo que le reporta un alto promedio de 0.64 tantos por partido. Además es el goleador historico del Sport Boys con mas de 100 goles (113 según Wikipedia).

Asimismo, Valeriano demostró ser un gran cabeceador. Cuando se producía un córner, las defensas formaban barrera para evitar su ingreso al área porque siempre ingresaba arrollando al que le salía al paso para elevarse por sobre todos y cabecear con una potencia inusitada, al punto que sus cabezazos parecían "cañonazos". En una entrevista a Alfredo Di Stefano el argentino recuerda de un Cali-Millonarios: "Casi sobre la hora vino un tiro libre. Uno se le colgó de los hombros, otro le metió un codazo en el cuello, otro lo empujó de abajo. Y así, saltando en el aire, alcanzó a meter un nucazo a la pelota. Dejó temblando el travesaño. Nunca vi nada igual…"

Ese fue Valeriano López. Un gran delantero que vistió la camiseta rosada y llevó sus goles a Colombia y Argentina. Quizás perdió su oportunidad de hacerlos también en Europa. Pero hay que tener en cuenta que de haberlo hecho no hubiera regresado en 1951 y sin sus goles tuvieramos una estrella menos en el escudo.