jueves, 5 de enero de 2012

Segundo Castillo

Segundo Castillo Varela fue la manija de aquel equipo rosado que consiguió los campeonatos de 1935 y 1937. "Titina", como se le conoció desde sus inicios, nació en el Callao el 17 de julio de 1913. Se desempeñó como halfcentro (una especie mediocampista defensivo de la época) y pese a su pequeña estatura supo desempeñarse eficientemente en ese puesto en base de habilidad y picardía.

Inició su carrera en 1932 en el Unión Buenos Aires, club chalaco que por entonces participaba de la Liga del Callao tras abandonar ese mismo año la liga organizada por la FPF. Sin embargo, su debut ocurrió luego de terminada la liga chalaca en un amistoso ante Alianza Frigorífico Nacional organizado en beneficio del ex-futbolista "bonaerense" Víctor Gonzáles. Fue triunfo para Buenos Aires por 4-2 donde "Titina", con 19 años en ese entonces, hizo las asistencias para los últimos dos goles. Tal fue la impresión que causó en ese partido que el diario "La Crónica" le dedica el titular de la nota dedicada al encuentro donde además añade dentro de la misma "Un pequeño jugadorcito es este pibe 'titina'. Todo avance que iniciaban los 'fríos' moría en este centrohalf que era una verdadera muralla [...] Sus pases eran mandados con matemática justeza, agigantándose en todas sus intervenciones, fue el punto alto del equipo del Buenos Aires y también el mejor hombre de la cancha."
Titular de La Crónica tras el amistoso entre Buenos Aires y Frigorífico.

Luego de jugar algunos amistosos más con el club albigrana llegó en 1933 al Sport Boys que se aprestaba a debutar en Primera División. En el cuadro rosado se inició como half derecho pues el half centro titular era César Larrea quien ocupaba ese sitio desde la Tercera División. Pero durante el transcurso del torneo se adueñó del puesto siendo una pieza importante en un equipo que ya empezaba a ganar renombre en la máxima categoría con una primeras campañas más que aceptables. En 1935 Sport Boys lograba su primer título, con "Titina" titular en los cinco partidos, mientras que al año siguiente fue convocado junto al resto del equipo titular rosado a las Olimpiadas de Berlín.

Campolo Alcalde y Titina Castillo con la camiseta del Sport Boys

Su debut en la selección fue en el torneo olímpico el 6 de agosto de 1936 en el triunfo 7-3 sobre Finlandia. También jugó ante Austria en la victoria anulada que motivó el retorno de la delegación peruana. Luego fue parte de la selección que jugó en 1937 el Sudamericano de Argentina donde, de los cinco partidos que jugó Perú, fue titular en tres encuentros e ingresó desde el banco en otro más. En ese campeonato cumplió una destacada actuación siendo bien considerado por la prensa argentina, al punto de aparecer en la portada de la revista El Gráfico en su edición 919 correspondiente a febrero de ese año.

Con la blanquirroja en la portada de febrero
de El Gráfico de Argentina.

Con Sport Boys fue nuevamente campeón invicto en 1937 mientras que en el torneo siguiente obtuvo el subcampeonato con el cuadro chalaco. Ese mismo año fue parte del equipo peruano (junto a otros ocho jugadores rosados) que obtuvo la medalla de oro en los Juegos Bolivarianos de Bogotá. En 1939 fue nuevamente convocado para el Sudamericano de Lima donde Perú logró su primer título internacional. Allí jugó en tres de los cuatro partidos del torneo, incluyendo el partido final donde la selección derrotó a Uruguay por 2-1 para alcanzar el campeonato. Ese el último partido que jugaría con la rojiblanca con la que sumó doce apariciones en total.

Luego del torneo sudamericano empezaron a llegar las ofertas del extranjero siendo Lanús quien se haría de los servicios del pequeño volante. En el cuadro granate del sur de Buenos Aires estuvo en dos temporadas: 1939 y 1940. Al año siguiente fue contratado por el Magallanes de Chile, a pedido de los peruanos Pablo Pasache y Augusto Lobatón que jugaban en ese equipo, logrando con el cuadro albiceleste un subcampeonato en 1942.

De regreso en Perú jugó por Deportivo Municipal, donde formó un cuarteto formidable con ‘Los Tres Gatitos’: Tito Drago, Vides Mosquera y ‘Caricho’ Guzmán, ganando con los ediles el campeonato de 1943. A final de año volvió a vestir la rosada, pero sólo para un amistoso internacional ante Boca Juniors de Argentina que finalizó empatado a tres tantos. Siguió en Municipal hasta 1948 cuando pasa a Universitario con el que gana un nuevo título en 1949. Al año siguiente emigra a Colombia a jugar con el Independiente de Medellín donde forma parte del mítico equipo conocido como "La Danza del Sol" que estaba integrado por doce jugadores peruanos.

"Titina" (cuarto arriba desde la derecha) integrando la
"Danza del Sol", equipo que marcara época en el DIM de Colombia.

Nuevamente en Perú juega sus últimas temporadas en Universitario y Unión Callao donde cerró su carrera como futbolista. Posteriormente fue entrenador dirigiendo varias temporadas a Universitario de Deportes además de ser asistente del húngaro György Orth en la selección peruana.

Sobre su apodo cuenta Don Segundo en una entrevista dada a La Crónica en 1949: "En el Liceo anduve metido en un lío. Algo hubo de bofetadas y mi víctima porque le pegue más fuerte se fue a quejar donde el Director. Pero se olvidó mi nombre y al acusarme dijo: 'fue ese muchacho que siempre canta Titina.' Desde aquella vez y merced a esa canción popular, ya no se me conoce por Segundo sino por el aludido apodo".

Segundo Castillo falleció en su domicilio de Bellavista el 1 de octubre de 1993. En el Baquíjano descansan los restos del mediocampista de pequeña talla pero enorme calidad que fuera pieza clave en el cuadro rosado y la selección nacional de los años '30.

1 comentario:

renato alvarez dijo...

el chino herrera tambien fue parte de la danza del sol,donde no lo mencionan,un vitartino que jugo en ALIANZA LIMA y llego a colombia,el fue que llevo a otro vitartino ANDRES BEDOYA a jugar en el DIM.